Consejos al comprar ropa para motociclistas

Viajar en motocicleta puede ser una de las experiencias más agradables que podemos experimentar. Este vehículo le brinda al conductor una gran sensación de libertad, maniobrabilidad y dominio de las vías. Tal vez el coche sea más estable y versátil, pero la motocicleta puede colarse por vías estrechas, esquivar obstáculos y, por lo tanto, llegar a su destino de forma más directa.

Sin embargo, para conducir una motocicleta es necesario tener en cuenta las recomendaciones de seguridad que nos eviten llegar a sufrir accidentes o inconvenientes innecesarios. El equipamiento es fundamental para lograr este objetivo, y la vestimenta del motociclista es parte importante de su seguridad, bienestar y confianza. Veamos a continuación algunos consejos a tener en cuenta al adquirir las prendas de ropa más usuales que se usan al conducir una moto.

  • Casco: el indispensable yelmo del motociclista debe cubrir toda la cabeza, no solo el extremo superior. No debe quedar ni muy suelto ni demasiado apretado. Hay cascos ideales para el verano, con rejillas y aberturas para mayor ventilación. Evidentemente, debe asegurarse de que ofrezca una resistencia a prueba de asfalto y que el material del interior amortigüe cualquier golpe.
  • Chaqueta: después del casco, la chaqueta es seguramente la prenda más importante del motociclista. Debe estar hecha de un material resistente pero flexible. Además, resulta imperioso que el material sea impermeable, y que tenga relleno en su interior para protegernos de las bajas temperaturas y de las lluvias fuertes en invierno. Para verano, hay chaquetas ventiladas y con rejillas. La chaqueta debe contar con superficies protectoras en la zona de la espalda, los hombros y los codos. Hay opciones para todos los gustos y todas las estaciones del año.
  • Pantalones: tal como sucede con las chaquetas, los pantalones deben ser resistentes pero cómodos, ser impermeables y contar con material aislante para proteger del frío. En esta caso, los respaldos protectores deben enfocarse en el área de las rodillas y las caderas, que son las que pueden sufrir más en caso de accidentes.
  • Calzado: de preferencia un calzado impermeable. En invierno es preferible usar botas, y cubrirlas con el pantalón, ya que el agua del camino puede terminar dentro de los zapatos. Las botas altas son más recomendables, pues protegen más contra los escombros u otros fragmentos sueltos de la vía que pueden golpear la parte baja de las piernas.
  • Guantes: aunque su utilidad pueda parecer insignificante en comparación con el casco y la chaqueta, los guantes cumplen su función protegiendo nuestras manos de insectos, suciedad y grasa. Y en caso de un accidente, a nadie le gustará que sus manos terminen con serios raspones. Antes de comprar los guantes debe probárselos y asegurarse de que le ajusten y de que sean cómodos y resistentes.